CoverIntroducciónAntes de empezar1. La descripción1.1. El texto descriptivo1.1a. Ejemplos de textos descriptivos1.1.b. Elaboración de un texto descriptivo1.1.c. Vocabulario: los cinco sentidos1.1.d. Vocabulario: personas, espacios y objetos1.1.e. Actividad: un caligrama1.1.f. Actividad:Trafalgar1.2. Usos de ser y estar1.3. Los adjetivos descriptivos1.3.a. Construcciones adjetivas y la derivación1.4. Las preposiciones1.4.a. Por y para1.5. Los pronombres relativos2. La narración2.1. El texto narrativo2.1a. El texto narrativo cotidiano2.1b. Actividad: anécdotas2.1c. Actividad: un cuento corto2.1d. El texto narrativo de las noticias2.1e. Actividad: lectura de un artículo de prensa2.2. El pretérito2.3. El imperfecto2.4. El pretérito versus el imperfecto2.5. Los tiempos compuestos2.6. La voz pasiva3. El texto expositivo y el guion3.1. El texto expositivo3.1a. Elaboración de un texto expositivo3.1b. Vocabulario: texto expositivo3.1c. Actividad: la emancipación juvenil3.2. El guion3.2a. Actividad: el guion3.3. El gerundio y el infinitivo3.4. El participio3.5. El futuro y el condicional3.6. Los usos comunes de "se"4. El ensayo académico4.1. El texto argumentativo4.1a. El ensayo académico4.1b. Actividad: ensayo académico4.2. El presente simple del subjuntivo4.3. El pretérito imperfecto del subjuntivo4.4. El subjuntivo en cláusulas nominales4.5. El subjuntivo en cláusulas adjetivas4.6. El subjuntivo en cláusulas adverbiales4.7. Cláusulas con si
1.1.b

Elaboración de un texto descriptivo

Para escribir
"Para escribir" por Encespaico (Pablo Alcolea) tiene licencia CC BY-NC-ND 2.0

Para escribir una descripción hay que plantearse tres cosas: 

  • el tema de nuestro texto; 
  • la organización o disposición de los detalles;
  • cómo lo expresamos con palabras.

Vamos a analizar cada uno de estos aspectos.

Tema

En la selección del tema de nuestra descripción, el enfoque que tenemos que adoptar es diferente según se trate de una persona, de un animal, de un objeto, de un lugar o paisaje.

Cuando observamos algo, ponemos los cinco sentidos en funcionamiento: vista, oído, olfato, gusto, tacto. A la hora de describir tenemos que tener en cuenta los detalles que percibimos.

Las personas, los animales y las cosas, además, nos producen una impresión: lo que nos gusta o disgusta, lo que nos recuerda, lo que imaginamos y pensamos.  Al hacer una descripción no solo tenemos en cuenta los datos sensitivos, sino también lo que pasa por nuestra cabeza y lo que sentimos.

Por otro lado, en algunas descripciones de ambientes (por ejemplo: la playa, un mercado, una plaza, el monte) existirán personas, animales o cosas en movimiento.  Las descripciones son en general estáticas, es decir, como una fotografía. Es posible, sin embargo, en este caso, plantear una descripción dinámica, como si de una secuencia cinematográfica se tratase.

Además, si conocemos a la persona a quien queremos describir, entonces sabemos algo de ella: sus aficiones, su relación con la familia y el mundo en general, su actitud y comportamiento.

Debes seleccionar los detalles que te parezcan interesantes para tu redacción. Lo mejor es hacer una lista de todos ellos.


Organización

Respecto a la organización, tienes que plantearte cómo vas a desarrollar tu texto. Debe seguir algún tipo de orden para que el lector no se confunda y en cambio comprenda lo que quieres decir y se interese por lo que escribes. Imagina, por ejemplo, que quieres describir una habitación: te imaginarás entrando en ella, abriendo la puerta, y entonces tal vez lo primero que habría que hacer es ofrecer una visión muy general, para que el lector vea esa habitación con tus ojos. Luego, pasarás a dar detalles, siguiendo algún tipo de orden: la mesa, la cama, la estantería, lo que hay en las paredes, lo que hay en el suelo, etc.

Depende de ti elegir el criterio de organización. Un criterio que tenga en cuenta el espacio, al referirse a un lugar, puede seguir un orden de arriba abajo; o de dentro afuera; o de lo más próximo a lo más alejado; y en los tres casos se podría seguir, obviamente, el orden inverso. Si seguimos una organización así, el sentido dominante será la vista.

El tema de la descripción determina en gran medida el orden que seguiremos. Describiendo a personas, podríamos seguir un orden lógico, ir de lo general a lo particular, o al revés. Podríamos hablar de su aspecto físico general y su modo de vestir, para luego pasar a describir su cara, sus ojos, sus manos, etc. Recuerda que también es importante indicar la impresión, positiva o negativa, que te causa.


Expresión en palabras

Otro aspecto que hay que plantearse es la expresión en palabras de lo que queremos decir; los distintos elementos en que nos queremos fijar requerirán cada uno un sustantivo. Estos elementos también irán acompañados de una serie de adjetivos que corresponderán a las características que queramos destacar de ellos.

Tu expresión debe ser clara, precisa y concisa; en general, es mejor emplear frases breves y sencillas, sin alargar mucho las oraciones.

Tanto el tema, la organización y la expresión no son fases sucesivas: hay que tenerlas en cuenta a la vez. En general, al escribir una redacción de cualquier tipo, tendrás que hacer un pequeño esquema o borrador (para organizarte bien y para que no se te olviden detalles), y luego revisarlo para quitar lo que no te guste, y enriquecerlo con otros detalles. Cuando hayas terminado, vuelve a revisar todo por si te has dejado algo, o has cometido alguna falta de ortografía o de gramática.

"Plazuela de la libertad de expresion." por vnoel tiene licencia CC BY-NC 2.0


Adaptada de: 

Guillermo Diamante Colado y Laura Morales López, Análisis y comprensión de textos, CC BY-NC-SA. 


Licencia Creative Commons Excepto cuando se especifiquen otros términos, este Manual de gramática y composición se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.